Importar vinos: Lo que hay que tener en cuenta

Importar vinos, una operación logística que es recomendable dejar en manos de transitarios expertos

Importar vinos, un Contexto mundial y nacional de la importación de vinos:

Según el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), en el año 2019, las importaciones mundiales de vino ascendieron a 103,2 millones de hectolitros, un 1,5% más que en el año anterior, y con un valor de 31.555 millones de euros.

A nivel mundial, el principal país comprador en valor de vino es Estados Unidos, seguido de Alemania como principal comprador de vino en volumen.

Por lo que respecta a España, en 2019 es país importó un total de 54,7 millones de litros, por valor de 209,3 millones de euros. Estas cifras pusieron de manifiesto que las importaciones cayeron un 41% en volumen, pero sólo un 2,6% en valor.

“España es un país importador de vino, especialmente de Italia y Francia, aunque sus exportaciones son superiores”.

Sin embargo, el saldo comercial del vino en España en 2019 fue positivo y favorable en 2.481 millones de euros, es decir, que las exportaciones fueron superiores a las importaciones.

Por países el principal proveedor de vino en España es Italia por volumen, seguido por Francia, que lidera el ranking en valor.

Lo que hay que tener en cuenta antes de importar vinos

En primer lugar, debes saber que, si te estás planteando adquirir vinos en un país de la Unión Europea, esta operación no se considerará una importación, sino simplemente una compra intracomunitaria.

Por lo tanto, la importación de vinos se produce cuando compras este producto en un país tercero.

A partir de aquí, en ambos casos, y siempre y cuando no conozcas ya a un suministrador, lo primero que hay que hacer es buscar un buen proveedor o productor de vinos.

En este sentido, puede ser de ayuda asistir a alguna feria especializada en este tipo de bebidas, tanto a nivel nacional como internacional.

En España, una de las ferias más importantes en alimentación y bebidas es Alimentaria, que se celebra en Barcelona y a la que asisten muchas empresas especializadas en la producción y comercialización de vinos.

En segundo lugar, una vez escogido el proveedor, habrá que negociar la cantidad, el precio y el tipo de los vinos que quieres importar.

Estos tres aspectos dependerán de la calidad del producto y del país productor. Por esta razón, es recomendable que antes de importar el proveedor te facilite una muestra de los vinos que estás interesado en comprar.

En una importación de vino hay que negociar con el proveedor, además del precio, el Incoterm que se utilizará y las condiciones de transporte del producto”.

Seguidamente, una vez cerrado el trato, el comprador (importador) y el vendedor (exportador) deberán acordar qué Incoterm van a utilizar para la operación de compraventa internacional.

En este caso, como importador, es aconsejable que utilices el Incoterm que más te puede beneficiar a la hora de contratar el transporte y el seguro.

Asimismo, deberás preparar todos los documentos que son necesarios para importar, así como conocer qué requisitos debes cumplir como importador y cuáles son las fases de una importación.

El transporte en la importación de vinos

Una vez tengas claro todo lo anterior, será el momento de organizar el transporte para la importación de vino.

Este producto, en función de su cantidad (peso y volumen), sus características de envasado (botellas, bidones, etc.) y su origen (país de procedencia) se puede transportar por vía marítima, aérea o terrestre.

En el caso del transporte marítimo, el vino importado puede viajar en diferentes tipos de contenedores: contenedor completo FCL o grupaje LCL, o bien en un flexitank, un contenedor especial para líquidos a granel.

En el caso del transporte aéreo, debido a su precio más elevado que el marítimo, se acostumbra a utilizar para importar partidas no muy grandes ni voluminosas de vino y, además, siempre y cuando su recepción sea urgente.

Logisber, tu transitario para importar vinos

En una importación de vinos es muy importante elegir a un transitario internacional que tenga experiencia en el transporte de este tipo de productos.

Logisber es una transitaria internacional que se ha especializado en gestionar cadenas logísticas para los sectores de la alimentación y las bebidas, especialmente el vino.

Nos ocupamos del organizar el transporte, sea terrestre, marítimo o aéreo, así como la distribución y el almacenaje, si es necesario, además del despacho de aduanas.

Asimismo, ofrecemos otros servicios relacionados con la importación de vinos, como el servicio puerta a puerta, la consolidación y desconsolidación de la carga, el embalaje y etiquetado, el asesoramiento aduanero para importarlo, el control de calidad y, más importante, el control de la temperatura para asegurar que el vino se transporta en condiciones óptimas de humedad y luz.

“Logisber es un transitario internacional especializado en el transporte de productos de alimentación y bebidas que está especialmente preparado para que una importación de vino se haga con calidad y seguridad”.

Los servicios de Logisber están hechos a medida para apoyar a las empresas de estos sectores en sus procesos logísticos de importación y exportación.

Sabemos como evitar riesgos y contribuimos a que una importación de vinos tenga éxito de principio a fin, porque nos ocupamos de aspectos tan relevantes como buscar el transporte y el embalaje más seguro para este tipo de producto. Logisber es un socio fiable para la importación de vinos gracias a nuestros profesionales que conocen todas las particularidades que afectan al comercio exterior de este tipo de producto.